fbpx

eldespertardelaszebras.com

Aclaraciones sobre la inviolabilidad del domicilio
seguridad-judicial-el-despertar-de-las-zebras

Después de observar que sigue de actualidad la noticia de los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que entraron en un domicilio en Madrid empleando la fuerza, con la rotura de la puerta con un estilete, por un presunto delito de desobediencia, provocado por la negativa a identificarse, escribo este artículo para aclarar lo siguiente:  Las últimas noticias de esta intervención son que los jueces de la Audiencia Provincial de Madrid, al parecer según los medios manifiestan que se han producido un exceso en el ejercicio de la autoridad, con infracción del derecho a la inviolabilidad del domicilio.

Quiero iniciar el post, recomendando la lectura de una serie de artículos de la Constitución Española (en adelante CE), en relación con los derechos fundamentales, de la elaboración de leyes y de los estados de alarma, excepción y sitio, destacando los siguientes: el artículo 9, del artículo 14 al 30 (aquí se encuentra el art. 18.2, importante en este blog); el artículo 55; del artículo 81 al 86; y el artículo 116.

Según la RAE, los derechos fundamentales son aquellos derechos declarados por la Constitución que gozan del máximo nivel de protección. Es decir, se trata de unos derechos alienables, inviolables e irrenunciables. Y pertenecen a todas las personas por su dignidad. Se encuentran ubicados en el capítulo 2, derechos y libertades; sección 1, de los derechos fundamentales y libertades públicas; del título 1, de los derechos y libertades fundamentales, de la Constitución Española, que comprende del artículo 15 al 29 de la CE.

SUSPENSIÓN DE DERECHOS

Vienen recogidos en el capítulo 5 del título 1 de la Constitución Española, concretamente en el artículo 55 de la CE, este dictamina lo siguiente:

En el estado de Alarma NO SE SUSPENDEN DERECHOS. En el estado de excepción, si se incluyen la suspensión de derechos fundamentales, entre ellos el derecho reconocido en el art. 18.2 CE. (El domicilio es inviolable).

Expongo estos epígrafes en relación con los derechos fundamentales, porque la noticia narra unos hechos que sucedieron durante la vigencia de un estado de alarma en España. Hoy en día, se está a la espera de que Tribunal Constitucional se pronuncie sobre la legalidad del estado de alarma.

ELABORACIÓN DE LEYES

El artículo 81 CE expone que son leyes orgánicas las relativas al desarrollo de los derechos fundamentales y de las libertades públicas (…).

El art. 9.3 CE indica la jerarquía normativa, este principio implica que una norma de rango inferior no puede contradecir ni vulnerar lo que establezca una de rango superior. Siguiendo un orden, en la cúspide de la pirámide se encuentra la Constitución Española, que prevalece sobre Leyes, Reglamentos, etc.

Vamos a seguir ese orden para explicar la inviolabilidad del domicilio, primero, la Constitución Española, después la Ley de Enjuiciamiento Criminal y para respaldar nos vamos a apoyar en jurisprudencia del Tribunal Supremo.

LA INVIOLABILIDAD DEL DOMICILIO EN LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA

Viene recogido en el art. 18.2 CE, se expone que el domicilio es inviolable. Ninguna entrada o registro podrá hacerse en él sin consentimiento del titular o resolución judicial, salvo en caso de flagrante delito.

LEY DE ENJUICIAMIENTO CRIMINAL. (LECrim).

TÍTULO VIII. De las medidas de investigación limitativas de los derechos reconocidos en artículo 18 de la Constitución.                 Capítulo 1. De la entrada y registro en lugar cerrado.

LOS LÍMITES A LA INVIOLABILIDAD DOMICILIARIA se establecen en los arts. 545, 550 y 553 de la LECrim.

El art. 545 LECrim dictamina que nadie podrá entrar en el domicilio de un español o extranjero residente en España sin su consentimiento, excepto en los casos y en la forma expresamente previstos en las leyes.

El art. 550 LECrim expone que podrá asimismo el Juez instructor ordenar en los casos indicados en el art. 546 (edificios o lugares públicos) la entrada y registro, de día o de noche, si la urgencia lo hiciera necesario, en cualquier edificio o lugar cerrado o parte de él, que constituya domicilio de cualquier español o extranjero residente en España, pero precediendo siempre el consentimiento del interesado conforme se previene en el (art. 18.2 CE), o a falta de consentimiento, en virtud auto motivado, que se notificará a la persona interesada inmediatamente, o lo más tarde dentro de las 24 horas de haberse dictado

El art. 553 LECrim, expone los casos para detener, entrar y registrar un domicilio, y expresa que los Agentes de policía podrán proceder de propia autoridad a la inmediata detención de las personas cuando haya mandamiento de prisión contra ellas, cuando sean sorprendidas en FLAGRANTE DELITO, cuando un delincuente, inmediatamente perseguido por los Agentes de autoridad, se oculte o refugie en alguna casa o, en casos de excepcional o urgente necesidad, cuando se trate de presuntos responsables de las acciones a las que se refiere el art. 384 bis [LECrim, delitos de terrorismo o banda organizada], cualquiera que fuese el lugar o domicilio donde se ocultasen o refugiasen, así como el registro que, con ocasión de aquella, se efectúe en dichos lugares y a la ocupación de los efectos e instrumentos que en ellos se hallasen y que pudieran guardar relación con el delito perseguido.

Del registro efectuado, conforme a lo establecido en el párrafo anterior, se dará cuenta inmediata al Juez competente, con indicación de las causas que lo motivaron y de los resultados obtenidos en el mismo, con especial referencia a las detenciones que, en su caso, se hubieran practicado. Asimismo, se indicarán las personas que hayan intervenido y los incidentes ocurridos.

Los tipos penales no vienen explicados en las leyes, para ello hay que acudir a jurisprudencia.

Según Jurisprudencia consolidada del Tribunal Supremo se entiende como FLAGRANTE DELITO, aquella situación fáctica en que queda excusada la autorización judicial precisamente porque el delito se percibe con evidencia, y exige de manera inmediata la intervención policial. También se indica que, a efectos de ENTRADA Y REGISTRO, se requiere:

Inmediatez temporal (se está cometiendo el delito o se ha cometido instantes antes)

Inmediatez personal (estar el delincuente en el lugar y que ofrezca pruebas de su participación en el delito).

Así, como necesidad y urgencia (por la gravedad del hecho, impedir la propagación del mal que la infracción penal acarrea y la detención del delincuente, NECESIDAD que no existirá cuando la naturaleza de los hechos permita acudir a la Autoridad Judicial para obtener el mandamiento correspondiente).

En relación con la noticia difundida por los medios, no he podido leer la comparecencia policial, siguiendo el orden cronológico de los hechos acaecidos, en resumen, pienso que la actuación a realizar en esta intervención en concreto sería la siguiente: se acude a un domicilio de madrugada por la realización de una fiesta de particulares con exceso de ruido, en una fecha que estaba vigente un estado de alarma (como he expuesto anteriormente, el Tribunal Constitucional se tiene que pronunciar sobre la legalidad del mismo), y había normativa COVID, las infracciones que se estaban produciendo son administrativas, entonces hay que identificar a los infractores para proponerles para sanción para posterior valoración del órgano competente correspondiente.

Al observar que hay una fiesta en el interior del domicilio, presenciando un exceso de ruido, se llama a la puerta, para identificar a las personas y poder notificar las infracciones administrativas pertinentes.  Ante la negativa de abrir la puerta e identificarse, se insiste y se explica a través de la puerta, que han cometido unas infracciones administrativas y que se tiene que proceder a la identificación de las personas que se encuentren en el interior de inmueble, si  persiste en su actitud de no abrir la puerta e identificarse, se convierte en otra infracción administrativa, en este caso de desobediencia leve.

Basándonos en Jurisprudencia del Tribunal Supremo la desobediencia leve es una negativa implícita o expresa a cumplir una orden legítima, se sanciona por la Ley Orgánica de Protección de Seguridad Ciudadana, aunque la consideración de la propia Ley de es de grave. El art. 36.6 LOPSC 4/2015 expone la infracción de la desobediencia o la resistencia a la autoridad o a sus agentes en el ejercicio de sus funciones, cuando no sean constitutivas de delito (art. 556 CP.), así como la negativa a identificarse a requerimiento de la autoridad o de sus agentes o la alegación de datos falsos o inexactos en los procesos de identificación.

La desobediencia grave, para diferenciarla de la leve, sería persistente, continua, rebelde, terca, etc., y este caso también se produce, porque es requerida en innumerables ocasiones para que abra la puerta y se identifique, en este caso la desobediencia se convierte en delito, y por lo que dispone el art. 492.4 LECrim, obliga a realizar la detención.

Al seguir en la misma situación, sigue sin abrir la puerta y sin identificarse, el siguiente paso conforme a derecho, sería ir al juzgado a solicitar la autorización judicial, mientras otros compañeros se quedan en el punto custodiando la vivienda; y con la pertinente autorización concedida, se acude al domicilio de nuevo, para notificarlo a los infractores que se encuentran en el interior de la vivienda.

Si tengo autorización judicial ya puedo acceder al domicilio, si no dispongo de dicha autorización judicial no accedo al domicilio, porque ya se ha valorado que no se dan las circunstancias oportunas para realizar esta acción.

Quiero recordar que, en el delito de allanamiento de morada, el bien jurídico protegido es la inviolabilidad del domicilio, la intimidad y la privacidad. En el caso del delito de desobediencia, el bien jurídico protegido es el orden público no ya como principio de autoridad, sino como garantía de buen funcionamiento de los servicios y funciones públicas. En definitiva, no se protege al agente en sí mismo, sino la dignidad de la función pública. Y en la pirámide del bien jurídico protegido, el primero es de mayor importancia que el segundo.

Además, el delito de desobediencia es un delito de mera actividad, ya que el delito, se produce con la realización de una conducta, en este caso desobedecer, sin que se exija la producción de un resultado distinto del comportamiento de este. El delito no va a ir adquiriendo mayores proporciones. Al contrario de los delitos de resultado, que el resultado es la proyección del riesgo que la acción creaba.

Quiero recomendar la lectura del capítulo 6 del libro El despertar de las zebras: Delitos contra la inviolabilidad del domicilio.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *